Dióxido de titanio (TiO2)

El dióxido de titanio es sin duda el pigmento blanco universal por excelencia. Se caracteriza por su capacidad para generar opacidad, con el máximo de blancura. Tiene, además, un gran poder de cubrimiento, brillo y excelente dispersión.

Es un dióxido de titanio rutilo, fabricado con el proceso cloruro.