Bolsas biodegradables y compostables, una alternativa sostenible

 

Quimicoplásticos es pionero desde hace más de una década en traer a Colombia materias primas plásticas biodegradables y compostables, apostando por una industria plástica sostenible. Durante estos años ha acompañado el desarrollo de empaques flexibles y rígidos con materiales biodegradables y compostables, sustituyendo el uso de plásticos fósiles tradicionales como el polietileno.

Una de las aplicaciones de mayor adopción en la industria en Colombia y en el mundo son las bolsas biodegradables y compostables. Cuando se habla de biodegradable quiere decir que el material, al finalizar su ciclo de vida, materiales se metabolizan en CO2, agua y biomasa con la ayuda de microorganismos. La biodegradación depende de muchos factores ambientales como la humedad, la localización, la temperatura, etc. 

Por otro lado, la característica de compostables, se refiere a que se transforman en fertilizante orgánico (compost) en las plantas de compostaje industriales, en contenedores de compostaje doméstico, o en la tierra, siempre bajo unas condiciones controladas de compostabilidad (tiempo, temperatura, humedad, microorganismos). De esta manera, los tiempos de degradación son más rápidos y el material se revaloriza como compost, vuelve a la tierra en forma de compost, un abono excelente para la agricultura y nuestras plantas. 

Existe además un tercer concepto que es biobasado, un término que se utiliza para definir aquellos plásticos que provienen de recursos naturales y no fósiles. Estas fuentes renovables y naturales generalmente corresponden a materias primas agrícolas que no compiten con la industria alimentaria, como son los restos de maíz, cereales, remolacha azucarera, yuca o cultivos de caña de azúcar.

Generalmente, los principales materiales de los que están hechas las bolsas 100% biodegradables y compostables son recursos renovables de origen vegetal, como almidón de maíz, la caña de azúcar o la soja.

INZEA®, biopolímeros compostables

Quimicoplásticos es representante exclusivo de Nurel en Colombia, una compañía española fundada en 1966, que cuenta con una unidad de producción de biopolímeros bajo la marca INZEA®. Los biopolímeros INZEA® permiten reemplazar las bolsas de polietileno y otras materias primas de origen fósil no biodegradables, manteniendo el mismo proceso de fabricación y apoyando el cumpliendo de las nuevas normativas medioambientales específicas de cada país en cuanto a contenido biobasado, compostabilidad y biodegradación.

INZEA® es una solución sostenible con diferentes grados que cumplen con certificaciones de biodegradabilidad y compostabilidad, según las normas internacionales.  Además, tiene múltiples aplicaciones en sectores como empaques, contenedores, catering, desechables, entre otros. Los biopolímeros biodegradables y compostables de INZEA tienen múltiples beneficios, como:  

  • Fabricación con los equipos estándar de procesamiento de plástico.
  • Grados para compostaje doméstico disponibles.
  • Hasta 60% de contenido biobasado en grados seleccionados.
  • Grados transparentes para bolsas de sección.
  • Grados aptos para contacto alimentario disponibles.
  • Grados con resistencia térmica hasta 95°C.

 

Además, las bolsas biodegradables y compostables están exentas del Impuesto Nacional al Consumo de Bolsas Plásticas creado con la Ley 1819 de 2016 en Colombia.

Principales aplicaciones para la fabricación de bolsas biodegradables y compostables

  • Bolsas camiseta y bolsas de compra.
  • Bolsas para empacar frutas y verduras.
  • Bolsas para empacar desechos de comida, orgánicos.
  • Bolsas de sección para panadería y congelados.
  • Bolsas para empacar residuos de animales y de jardín
  • Bolsas de lavandería


INZEA cumple con la normatividad para bioplásticos

Todos los productos INZEA son aptos para compostaje industrial al finalizar su ciclo de vida, cumplen con la norma OK COMPOST bajo los criterios de la norma ISO-EN 13432 y ASTM 6400 y se adaptan a las normativas internacionales, produciendo bolsas ecológicas hasta con un 60% de contenido biobasado según la ASTMD 6866.

Impacto del plástico en el mundo

En los últimos 65 años, entre 1950 y 2015, el hombre ha producido 8.300 millones de toneladas de plástico. Este peso equivale a 1.000 millones de elefantes o 25.000 edificios Empire State de Nueva York, de acuerdo con un grupo de científicos liderados por Roland Geyer, de la Universidad de California (EE.UU.). Además, más del 70% de la producción total se encuentra en los flujos de desechos de los vertederos y en los océanos. 

Uno de los problemas actuales del plástico es el creciente uso de este material para aplicaciones de muy corto tiempo o de un solo uso. Por este motivo y en busca de la preservación del medioambiente, a Bangladesh le han seguido otras 13 naciones de todo el mundo a la prohibición de plásticos de un solo uso, como Chile, Perú, Costa Rica, la Unión Europea, Francia, Corea del Sur, India, China, Nueva Zelanda, la región Caribe, Antigua y Barbuda, entre otros países. 

Según Acoplásticos (2019), el 54% de la producción de la industria de plástico de Colombia corresponde a empaques y envases para productos alimenticios, productos de higiene y aseo, productos industriales y lubricantes.

Contexto colombiano 

La apuesta de Colombia, desde el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible es lograr, al año 2030, que el 100 % de los plásticos de un solo uso del mercado sean reutilizables, reciclables o compostables (degradados por organismos, biológicamente), a través de un Plan Nacional para la Gestión Sostenible de Plásticos de un solo uso presentando el 02 de junio de 2021, así lo confirmó Andrea Corzo, directora de Asuntos Urbanos y Ambientales de la entidad. 

Quimicoplásticos hace parte del colectivo ACOREP a través de ACOPLÁSTICOS, en el que aportamos a la economía circular, cumpliendo con la Resolución 1407 de 2018 – responsabilidad extendida del productor – que establece la obligación de recuperar un porcentaje de los empaques de los productos que ponemos en el mercado.

Las principales metas de este Plan Nacional para la Gestión Sostenible de los Plásticos de un solo uso, con base en el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, son: 

Al 2023, se prohibirá la distribución y comercialización de diferentes productos problemáticos o innecesarios. Además, durante 2022-2023, las empresas encargadas del uso, distribución y comercialización de los productos plásticos de un solo uso deberán proceder a sustituirlos por productos reutilizables o en su defecto, por productos de materiales compostables u otras alternativas técnica y ambientalmente demostradas.

Al 2025, por lo menos 25% (en peso) de los productos plásticos serán efectivamente aprovechados: recipientes utilizados para empacar o envasar comidas y alimentos preparados en el sitio, para llevar o consumir, incluidos los productos fabricados en poliestireno expandido (platos, bandejas, cuchillos, tenedores, cucharas y vasos).

Al 2030, el 100% de los plásticos de un solo uso puestos en el mercado serán reutilizables, reciclables o compostables.

“Este proyecto implementará la gestión sostenible del plástico a partir de instrumentos y acciones entorno a la prevención, reducción, reutilización, aprovechamiento, consumo responsable, generación de nuevas oportunidades de negocio, encadenamientos, empleos y desarrollos tecnológicos, con el fin de proteger los recursos naturales y fomentar la competitividad”: Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (2021).

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp